Club Tierra Trágame 

    Maratón Alpino     Cross Alpino    Circuito Alpino    Marcha CruzaPedriza     Carrera Alto Sil    Contacta        


TRASVULCANIA 2011
por Juanma Agejas
 


Lo malo de retirarse en una carrera de montaña es que, hasta llegar al punto donde te recoge la organización, te va pasando todo el mundo y tienes que andar dando explicaciones y justificaciones. Claro, no estás en coma ni sangrando como un cerdo, así que aparentemente estás bien Entonces, ¿por qué te retiras? Pues, entre el constipado que tengo y que el estómago no me asimila nada, ni puedo vomitar ni comer ni ostias, pues las fuerzas se me agotaron y no puedo correr… Eso es todo. Me quedo en el Pico de las Nieves y que me bajen. Pero vamos con lo importante.

La tercera edición de la Transvulcania, en la isla de La Palma ya no se parecía en nada a la primera. El dinero que ha invertido el Cabildo Insular ya nos tenía a todos alucinados. Todo Tenerife y La Palma lleno de carteles y pancartas, anuncios en televisión, coches con el logo oficial por doquier… La cosa prometía. A nosotros que normalmente no nos hacen ni puto caso, esta vez parece que la carrera no va a pasar desapercibida.

Mª Carmen y yo nos fuimos unos días antes para hacer unas excursiones por la isla y conocerla mejor. Yo había estado y sabía que merecía la pena. Es una isla alucinante. Tienes todo tipo de paisajes, rutas y caminos. Yo ya venía medio constipado del raid de Lozoyuela del sábado pasado y no hubo manera de quitarme las tos y los mocos. Ya el viernes nos fuimos encontrando en el hotel y en la entrega de dorsales con los otros compañeros del club. Por cierto, ¡¡Qué resort el oficial de la organización!! No sé cuántas piscinas, spa, gimnasio, zona nudista, piscina climatizada, discoteca, tienda, peluquería, desayuno con vistas al mar y a El Hierro… un lujo. Lástima no poder aprovecharlo más. Bueno, pues el viernes al final no nos coordinamos bien y cenamos unos el Los Llanos y otros en Fuencaliente….

4:00 A.M. Suena el despertador. Nos dan de desayunar en el hotel (un detalle). Lógicamente sólo estamos desayunando los pringaos que vamos a correr. A las 4:45 sale del hotel  el autobús para la salida. Somos así como 805 inscritos entre el ultramaratón y le mediomaratón. EL faro de Fuencaliente se llena de luces de frontales. Afortunadamente hace una temperatura ideal. Medio caliento buscando a los compañeros del club para hacernos una foto. Ahí estamos casi todos. Por arriba, de izquierda a derecha, David González (el pelos), Fernando García, Mª Carmen Fernández, César García, José Povedano (Ppong), José Luis Valle (Chelis) y Raúl Frechilla. Por abajo José Luis de Santos, Juanma Agejas y Robert Nieuwland. Faltaron Mónica Aguilera (que iba con el equipo Salomon), Mario W. Ramos y Jorge Jiménez en la foto.

6:00 de la mañana. Hay que salir rápido porque a los 200 metros el camino pasa a 1,5 metros de ancho y somos 800, así que hay sprint… Logro situarme bien y en seguida nos juntamos Robert y yo, y muy cerca Chelis. Por detrás, luego me contaron que hubo colas de hasta 20 minutos casi parados. Es lo malo.

Según subimos, pasamos junto al volcán Teneguía, que erupcionó en 1971 dando un poco más de terreno a la isla. Vemos la hilera de luces por detrás. Es un espectáculo. Calculo que debemos ir entre el 8º-10º porque también corremos con los del medio maratón y no lo sabemos bien. Eso sí, a Miguel Heras e Iker Carrera ya ni se les ve.

Pasamos por Fuencaliente y ni veo el avituallamiento de la gente que hay. Un ambientazo a las 6:45 de la madrugada. Amanece según nos metemos en el pinar, además en un momento en que Robert y yo nos quedamos solos ¿Nos habremos perdido? El recorrido no está señalizado; hay que seguir las marcas del GR, pero hay forestales y voluntarios en cada desvío, en cada rincón. Es alucinante.

Ya estamos a 1.000 metros de altura. Empezamos a ver Tenerife y el Teide. Las luces anaranjadas de la mañana decoran el pinar y la tierra rojiza de los volcanes. ¡¡Es brutal!! El camino es muy tendido y se puede correr de continuo pero a veces hay mucho ‘picón’ (arena volcánica) y merece la pena alternar caminar-correr. Entre tos y tos voy bebiendo pero noto que no asimilo nada y no puedo comer. De momento no le doy importancia. Serán los nervios. Vamos viendo un grupo de 3 ultras delante y por detrás viene relativamente cerca Chelis. Queda mucho por delante. Llegamos al volcán Las Deseadas muy cómodos e iniciamos el primer descenso: 500 metros de desnivel, fácil, rapidillo. Vamos supercómodos… pero mi tripa sigue igual.

Se aproxima la zona de El Pilar, el medio maratón. Vamos superanimados pero controlando. El lugar está abarrotado. Es dónde se realizan las carreras de niños y termina el medio maratón. Avituallamiento rápido y continuamos la marcha. Ahora nos tocan 6 Km de pista medio ondulada. Vamos tranquilos pero empiezo a notar flojera (no he podido comer nada aún) y el estómago embotado. Justo en el avituallamiento de final de la pista cogemos a uno de los alemanes pero tengo que dejar de correr. Coincide con un bajón de Robert y penamos un rato los dos. Le tengo que decir que siga. Necesito vomitar pero no puedo, el estómago no me deja correr. Van pasando corredores y no mejoro; lo cual es desmotivante a tope. Así que decido ir andando hasta el próximo punto de avituallamiento y retirarme. Mientras, animo a los demás y tengo que justificar mi retirada a todo el que pasa…. Grrrrrrrr.

Me lleven en 4x4 al Roque de los Muchachos, elpunto más alto de la isla (donde están los observatorios astronómicos) donde salen los autobuses para los retirados. Las nubes ya han entrado en la Caldera de Taburiente, algo típico aquí todos los días a media mañana. Menos mal que yo he podido ver todo bien. La verdad es que me da rabia, porque el día es fantástico y el recorrido espectacular. En el Roque voy asentando el estómago y empezando a beber y comer algo. Mientras veo pasar a los compañeros del club. Chelis el primero; es un seguro en estas distancias. Después, sobre el 19º y 20º van Raúl y Robert. El pu…. Holandés dice que aún no se ha recuperado del todo. Menos mal…. Luego David, César, Fernando, Ppong… y hasta Mª Carmen; a su paso. Va fenomenal. Tranquila pero eficaz.

Pienso en lo que no he podido hacer de recorrido, que es lo que no conocía de la isla. Una bajada de 17 Km desde los 2.426 metros al mar, al puerto de Tazacorte. Una bajada no técnica pero incómoda que funde a todo el mundo. Pero sobre todo, dos pestosos Kilómetros de asfalto casi llanos y un subidón de 3 Km hasta Los Llanos. Una prueba a la psicología del corredor.

Consigo que unas chicas que han venido a animar a un corredor me bajen hasta la meta. Allí hay todo un festival: escenarios con actuaciones, masajistas, piscinas de agua para las piernas de los corredores, arroz para todos, pantallas gigantes… ¡¡Cuánta pasta hay aquí y qué bien sienta!!  Me entero que Mónica ha ganado, Chelis ha sido 11º (chapó), Raúl 20º, Robert 21º y Mª Carmen la 16ª (6ª veterana). Además, Chelis ha subido al cajón porque ha sido 2º veterano. Es un crack.

Tras la entrega de premios, que parecía la de Eurovisión con fuegos, fanfarrias, serpentinas y todo, nos vamos a cenar pizza por Los Llanos de Aridane. Al día siguiente los que habían corrido no parecían muy perjudicados. Los paseítos por el hotel y los baños en las piscinas eran la tónica habitual. Después no fuimos retirando. Una última comida de pescadito fresco a la parrilla en Casa Goyo, junto al aeropuerto (por indicación de César) y vuelta a casa. Para la mayoría: objetivo cumplido. Para mí, una espinita que tendré que quitarme en 2012 quizás. Carrera, desde luego, MUY RECOMENDABLE: por paisajes, por variedad, por organización (se nota que hay mucha pasta), por ambiente, por recorrido, por todo.

 Un vídeo de la carrera.

 


archivo Tierra Trágame