Club Tierra Trágame 

Maratón Alpino     Cross Alpino     MiniMAM     Circuito Alpino     Marcha CruzaPedriza     Carrera Alto Sil     Contacta        

 


LAVADERO ULTRA TRAIL
por David Mora (Segovillano)
 

El martes 3 de julio volvimos de Italia, donde viví una de las pruebas más bonitas de Europa, por el lugar donde transcurre. Es la Lavaredo Ultratrail, una carrera de ultradistancia de 120km y 12.000m de desnivel acumulado que recorre la parte central del macizo de los Dolomitas italianos. Este año celebraba su 6ª edición y para no ser menos ampliaba su recorrido habitual de 90 a 120km. Patrocinada por el gigante de material deportivo The North Face, se configura en una de las grandes citas del ultrarunning europeo. Junto con la Transgrancanaria el Ultratrail del Monte Fuji y el Ultratrail de Montblanc, que corrí el pasado año, son las 4 grandes pruebas avaladas por la firma británica.

Es por ello que acuden los equipos con sus mejores corredores, en este caso North Face con el francés Sebastien Chaigneau la brasileña Fernanda Maciel junto al español Zigor Iturrieta, y por parte de Salomon, acudió Iker Carrera, 2º en el UTMB el pasado año, y que consiguió el 1º puesto este año aquí en Dolomitas.

Esta prueba para mi supone mi 4º carrera de ultradistancia este año, y penúltima prueba de mi temporada, después de haber corrido el Ultra Fonts en Tarragona, el Ecotrail de Paris, y los 101km de Ronda, acumulando ya, solo en estas 4 competiciones los 400 km.

El jueves 28 llegamos yo y David Cortes(Boton) a Cortina D,Ampezzo, la perla de los Dolomitas, después de haber volado a Venecia unos días antes. Es un centro turístico y deportivo de primer nivel, tanto en verano como en invierno, lugar de celebración de varios mundiales de esquí y Juegos Olímpicos de invierno, y sitio de las etapas de montaña del Giro de Italia. Conforme te diriges hacia el norte, pasado Belluno, se divisan las grandes cimas por encima de los 3.000 metros, de esta cordillera mágica, ramal de los Alpes y Patrimonio de la Humanidad desde 2009.

Aturdidos por tanta majestuosidad y grandiosidad de estas ontañas, el viernes 29 me dispongo a preparar el equipo y lo que llevare para alimentación en carrera. Toca preparar la estrategia de hidratación y alimentación, pues cada carrera es distinta influyendo muchos factores. Aquí los avituallamientos no son muchos y están separados bastantes km, una media de 15-18km. Dejo lista una bolsa con equipo y sales que recogeré en carrera en el km 48.

A las diez de la noche del viernes 29 nos encontramos en la salida los 3 tierras: yo,Boton y Angel Calle y saludamos a otros amigos. Se da la salida a los cerca de 700 corredores del ultra, salimos a velocidad de una media los primeros 2km, demasiado rápido, en cuanto empezamos a subir se va frenando la serpiente de luces y las primeras rampas ponen a cada uno en su sitio.

La clave será dosificar muy bien las fuerzas para las subidas más fuertes, en los primeros 7k se suben 500m y viene la bajada para volver a subir otros 1.000m de desnivel, estoy en el km 25, toca bajar para afrontar la gran subida primero al bello lago Misurina, al cual llego a las 3.30 de la mañana, envuelto en una neblina humedad le da un aspecto fantasmagórico, miro hacia atrás y veo alguna luz de frontal de otro corredor a lo lejos. Aqui alcanzo a Tony Andrade, a quien conoci en el Training Camp de Peguerinos hace casi 2 años, magnifico corredor y buen amigo con el que comparti carrera hasta el km 74. Hay que trepar otros 750m de altura, y por el camino entre bosques va ya clareando ,¡ a las 4 de la mañana!. Llego al Refugio Auronzo a las 4,45 de la mañana y el Sol está ya saliendo, estoy a los pies de las míticas 3 Cimas de Lavaredo. Aquí me cambio algo de ropa, y como algo de sopa y unas pasas.

Empiezo a rodear las 3 Cimas de Lavaredo , a las que les empieza a dar los primeros rayos de sol, están espectaculares, al igual que el resto del panorama desde este balcón incomparable, a 2.400m de altura, donde se divisan infinidad de crestas y picos de aguja tan característicos de los Dolomitas envueltos en la neblina de la mañana.

Bajo rápido pero controlado, no hay que gastar fuerzas de más, porque en el km 60 subiré otros 500m, llegando al km 74, donde Tony por problemas de estomago me dice que siga yo solo. Después vendrá la subida clave de la carrera, en el km 80, con sus 1.100m de desnivel, marcara quien puede con los Dolomitas y quién no. Los avituallamientos son escasos y muy distanciados lo que me hace ir consumiendo lo que llevo en la mochila, el esfuerzo es doble por tener muchos tramos corribles y por las constantes subidas, hay que comer y beber para ir reponiendo los depósitos de sales e hidratos.

Sin pausa pero sin prisas comienzo a subir los 1000m de desnivel hasta el Col dei Bos, primero entre bosques para después entrar en un gran valle fluvial con imponentes paredones rocosos a los dos lados, de los que caen cascadas de agua cada poco. El paisaje es brutal, y armonioso al mismo tiempo, te deja sin habla.

Voy admirando mientras corro y ando; se hace larga la subida, hasta que finalmente comienzo a bajar por una pista ancha, se pasa por un túnel en la roca de la montaña y llego al avituallamiento del km 94, repongo algo de fuerzas, y ataco la siguiente subida, los bastones ayudan mucho a estas alturas, me dan apoyo y velocidad,

Las Cinco Torres se sitúan desafiantes delante mía, llego al refugio del mismo nombre y toca bajar hasta el Paso Giau, km100, son las 3 de la tarde y veo que voy muy bien de tiempo. Hay que apretar los dientes y forzar la máquina para llegar antes de 20 horas, lo que supone llegar a meta antes de las 6 de la tarde. Desde el km 60, ya no me ha adelantado nadie del ultra, al revés ya solo adelanto yo y paso a muchos corredores también de la carrera corta de 50km, aumento el ritmo, me quedan 20km y 2 subidas pequeñas mas la gran bajada final a Cortina. Empiezo el descenso tendido hacia el último refugio, Croda di Lago, paro 2 segundos y continuo ya el descenso más vertiginoso, últimos 11km, estoy a 2000m de altura y tengo que bajar hasta meta a 1250m. Casi 800 m de desnivel con fuerte pendiente entre piedras y raíces, me lo juego a todo o nada, como me enganche con una raíz a la velocidad que voy, adiós carrera, arriesgo y sale bien, ya se divisa el pueblo, atravieso unos campos de cultivo y piso asfalto de nuevo, mi mujer me espera en la entrada del pueblo, y mi hija me da la mano para entrar en meta juntos. Son las 17:24, después de 19h24min, entro el 59º y 5º español por detrás del ganador Iker Carrera, Zigor I. 4º , Arnau Julia 6º y Jordi Caba 14º. Por detrás seguirán llegando los corredores finisher de los casi 700 que tomamos la salida, hasta las 6 de la mañana del domingo.

 


Archivo Tierra Trágame
 

club@clubtierratragame.com
Derechos reservados: Asociación Tierra Trágame